PSICOTEAPIEA ONLINE

La psicoterapia, en sentido general, hace referencia a una conversación entre un paciente y un terapeuta, con el propósito de abordar asuntos relacionados con la salud mental y que puedan ser objeto de preocupación o inquietud.

Por tradición, ese proceso se desenvuelve de manera presencial, donde ambos (Paciente-Terapeuta) están juntos uno frente a otro, en una habitación o consultorio.

Cuando se realiza a través de diversos dispositivos electrónicos de comunicación como correo, teléfono, computadoras, videos, se le llama online, o sea, en línea.

Si bien ésta se utiliza desde hace más de 50 años, en la actualidad ha venido a tener un auge extraordinario después de la pandemia del covid-19.

Algunos se preguntarán si esta forma de tratamiento es efectiva. Hasta ahora, las investigaciones indican que sí lo es e incluso tiene muchas ventajas respecto a la presencial.

Cualquiera puede elegir este tipo de terapia. A veces se hacer por comodidad para ahorrar tiempo, evitar el estrés del tránsito, evitar que lo vean en una sala de espera en un consultorio, etc. También por otras situaciones, como limitaciones físicas, dificultad de encontrar un terapeuta que hable el idioma materno, ya que no vive en su país de origen, etc.

Conviene diferenciar la psicoterapia online de la ciberterapia. La ciberterapia implica el uso de diferentes dispositivos electrónicos para fines de tratamiento. Así por ejemplo, si un paciente tiene determinada fobia, puede colocársele un aparato que simule la presencia del estímulo que la genera, para desensibilizarlo. Eso se hace generalmente en el mismo consultorio, mientras que la psicoterapia online se realiza a distancia, o sea, el paciente y el terapeuta no están físicamente juntos.

La psicoterapia online es cómoda, rápida y eficaz. Tiene flexibilidad de horario, es muy accesible, economiza tiempo y no le interfiere la distancia.

Muchos psicólogos o terapeutas, quizás la utilizábamos esporádicamente cuando algún paciente se mudaba de país y nos pedía seguir tratándose a distancia. Ahora con la pandemia, se convirtió en una necesidad y pienso que las universidades deben incluir el tema en la carrera de Psicología Clínica.

Para realizarla, normalmente se contacta al terapeuta, se paga por adelantado, se agenda el día y la hora, y se realiza la sesión igual que en el consultorio, con la diferencia de que no es presencial sino virtual.

Si eres de los que no creen que funcione, quizás te convenga agendar una o dos sesiones online y comprobarás que sí vale la pena. Claro, debes saber elegir tu terapeuta, como lo harías en cualquier otro tipo de terapia.