SIN  PRACTICA NO HAY CAMBIO

 

Todo se ha dicho, pero poco se ha hecho. Es hora de cambiar la costumbre de conformarnos con saber las cosas y sentirnos orgullosos de ello. Sin práctica no hay cambio. Las cosas se entienden cuando se hacen. Ya lo decía Confucio: “Oigo y olvido, veo y recuerdo, hago y entiendo”. La primera vez que escuche esta frase de la boca del Maestro Keshava Bhat hace varios años, la escribí, la aprendí y decidí ocuparme más de entender que de cualquier otra cosa. Hacer las cosas ha sido mi método de aprendizaje desde entonces.

Son muchas las cosas que con frecuencia queremos logar porque sabemos que nos conviene, pero a la hora de hacerlas buscamos miles de excusas para quedarnos sólo con el mapa sin dirigirnos al territorio. Lo vemos a diario en personas que quieren perder peso, dejar un mal hábito, aprender a tocar un instrumento, cambiar su estilo de vida, etc. Como instructor de Mindfulness, sugiero a mis alumnos aplicar la fórmula de las tres P, que son: Pasión, Paciencia y Perseverancia. Cuando adoptamos esa fórmula es más fácil llevar a la práctica lo aprendido y así poder cosechar los resultados.

En mis conferencias siempre tengo un lema: AU, que significa Aprender y Usar. Lo aprendí del maestro  don Luis García-Dubús haca 40 años y lo uso como el primer día. El que aprende y no usa, es igual que si no aprendiera nada. ¿Qué hacer con decir que sabes si no lo usas? Sólo se entiende lo que se hace; en realidad no puedes decir que sabes si no lo has hecho.

Nuestra mente racional quiere siempre encontrar una explicación para las cosas. Con eso se conforma, no le interesa más. Observen la formulación de las preguntas que hace la gente a los conferencistas o profesores. Generalmente comienzan diciendo: ¿Por qué…? o ¿A qué se debe…? Sería mejor cambiar y preguntar: ¿Cómo puedo integrar eso a mi vida? ¿Cómo hacerlo?, etc.

Te motivo pues, a tirarte al agua. Es hora de volverte sabio con la práctica. Por más que te expliquen lo que es la miel cuando no la conoces, no podrás entenderlo si no te la llevas a la boca.