Como psicólogo interesado en el crecimiento y desarrollo personal de todos aquellos que han decidido ser mejores y conquistar una vida de verdadero bienestar; quiero sugerirte un camino hacia el cambio positivo, con la garantía de que si te llevas de las instrucciones aquí descritas tu vida cambiará fundamentalmente y para siempre.

Ningún cambio es fácil. Después que un comportamiento se ha establecido, resulta doloroso abandonarlo aunque en ocasiones nos perjudique. Por eso nos resistimos y cuando logramos aceptar que cambiaremos, no hacemos el compromiso de lugar para ejecutar los pasos necesarios que nos llevarán a donde nos conviene llegar.

Nuestra vida comprende, desde mi punto de vista, diez áreas básicas que necesitamos atender para poder sentirnos plenamente realizados. Estas son: Física, económica, sexual, familiar, social, laboral, cultural, mental, energética y espiritual. Conozco personas que a nivel laboral están muy bien. Viven sólo para trabajar, pero son un desastre a nivel familiar, ni siquiera desean llegar a la casa. Como ves, se requiere una visión y un trabajo integral para que pueda operarse el equilibrio o armonía que buscas.

PASOS PARA EL CAMBIO

Primer paso:

El primer paso es evaluarte en cada una de esas áreas. ¿Cómo estás en lo físico? ¿Sabes alimentarte sanamente? ¿Tienes hábitos tóxicos como el fumar o el beber alcohol? ¿Tienes un estilo de vida sedentario? En tu área económica ¿eres organizado? ¿Sabes ahorrar? O por el contrario ¿eres un comprador compulsivo? ¡Qué decir de tu área sexual! ¿Es tu vida sexual satisfactoria? A nivel Familiar ¿Cómo anda tu armonía de pareja y familia? ¿Y tus relaciones sociales? ¿Sabes ganar amigos y conservarlos? ¿Cómo anda tu satisfacción laboral? ¿Te gusta lo que haces? A nivel cultural ¿Te gusta aprender cada día algo nuevo para vivir mejor? ¿Y tu mente cómo está? ¿Vives con miedo o lleno de complicaciones? A nivel energético, ¿Cómo anda tu entusiasmo o ánimo de emprender cosas? ¿Y tu área espiritual? ¿Tienes un propósito trascendente?

Segundo paso:

El segundo paso consiste en trazarse objetivos realistas, concretos y bien definidos para todas aquellas áreas en que estés deficiente. Supongamos que tu área física esté descuidada y descubras que necesitas perder 20 libras que tienes de más. Entonces podrías plantearte como objetivo reducir tu peso actual en 20 libras al 15 de diciembre del próximo año. Así revisarás todas las áreas en las cuales necesites hacer planes concretos y seguirás trazándote objetivos. Por ejemplo, si tu área cultural es pobre y quieres enriquecerla, podrías plantearte adquirir el hábito de la lectura y trazarte como meta leer un mínimo de 10 libros durante el año

Tercer paso:

El tercer paso es elaborar los planes de acción que harán posible la materialización de esos objetivos. Con respecto al objetivo de bajar 20 libras, podrías plantearte realizar una hora de ejercicios cada día o bien eliminar la cena o cambiarla por un vaso de jugo de frutas no ácidas. Así harás con todos los objetivos planteados, es decir, elaborarás las acciones concretas que harán posible ese logro.

Cuarto paso:

El cuarto y último paso es hacer un compromiso serio contigo para ejecutar el plan y decidirte a actuar. Cuando se hace un compromiso no se aceptan excusas, sólo resultados. Después de todo esto, los frutos empezarán a aparecer en su momento. Recuerda que lo que sembramos eso cosecharemos. Si quieres cambiar no puedes seguir sembrando lo mismo que has sembrado durante años. Es necesario dar el salto y tirarte al charco si quieres aprender a nadar.

Para una mayor información y poder tener un cambio más completo, donde aprenderás a definir tu visión y tu misión, te remito al libro de mi autoría: “Psicología Para La Vida: Una manera sencilla de vivir en paz”.