Los elementos que desencadenan el estrés se llaman estresores. Su impacto va a depender de la interpretación que hagamos de los mismos. Epícteto, un filósofo de la antigüedad, decía que nosotros sufrimos no por lo que nos pasa, sino por lo que pensamos respecto de lo que nos pasa. La persona positiva u optimista, siempre se afectará menos que la negativa y pesimista.

Cuando estamos estresados, se produce la contracción del timo, el cual es una glándula encargada de generar las defensas del organismo. Al bajar las defensas podemos ser víctimas de múltiples enfermedades, incluido el cáncer.

Algunas de las cosas que podemos hacer para liberar el estrés, son:

  1. Aprender a pensar en forma positiva
  2. Practicar algún tipo de ejercicio físico con regularidad, preferiblemente en contacto con la naturaleza
  3. Enriquecer nuestra área cultural aprendiendo cada día algo nuevo para vivir mejor
  4. Si tenemos algún sueño en la vida, ponerlo en marcha hasta convertirlo en realidad
  5. Si tenemos algún conflicto, resolverlo
  6. Adquirir buenos hábitos dietéticos en nuestra alimentación
  7. Aprender a administrar nuestro tiempo organizándonos
  8. Cultivar prácticas espirituales como la meditación, la relajación y la oración
  9. Aprender a administrar adecuadamente nuestras finanzas, adquiriendo sólo lo que realmente necesitemos
  10. Ampliar nuestras amistades con personas que enriquezcan nuestras vidas