controle su estres

Ese estrés bueno es conocido como euestrés.

Pero no hay que llamarse engaño: aunque en cierta dosis lo haga sentirse vivo, en demasía puede afectar su rendimiento.

“Cuando el estrés es excesivo, la persona emite conductas que se caracterizan por irritabilidad, afán, agresividad, hipersensibilidad, impulsividad, preocupación, resentimiento y temor al fracaso o frustración”, dice Acosta.

Este estrés malo o diestrés, que no se experimenta solo en el trabajo, sino en todos los ámbitos de la existencia, tiene repercusiones negativas sobre la salud.

Calmar la mente para controlar el estrés

La salud ha sido definida como un estado de bienestar general que involucra la mente y el cuerpo.

La razón de esto es que mente y cuerpo no funcionan como entidades aisladas.

Se encuentran íntimamente vinculadas y las repercusiones del estrés sobre el organismo lo comprueban.

“Nosotros somos una unidad biopsicosocial y espiritual”, dice el psicólogo y naturópata Pedro Acosta, quien comenta que diversos estudios han demostrado que el estrés afecta el sistema inmunológico del ser humano dejándolo a merced de infecciones y enfermedades.

Además, altera los patrones del sueño y genera molestias gastrointestinales y nerviosas.

Estrés y ansiedad 
Aunque tienen síntomas comunes y, en ocasiones, se presentan juntos, según Acosta, el estrés y la ansiedad no son lo mismo.

El estrés, que fue definido por uno de sus grandes estudiosos como una reacción individual no específica del organismo a una exigencia, se manifiesta frente a los cambios y las situaciones nuevas o difíciles de manejar que hacen que la persona pierda el control.

La ansiedad, entretanto, se asocia con el temor -puede, incluso, degenerar en pánico- pero no se manifiesta frente a una situación o hecho concreto.

Está dentro 
Existen evaluaciones que miden el nivel de estrés a partir de los sucesos acaecidos en la vida de una persona en un período determinado de tiempo. Acosta, quien tiene más de 30 años manejando este tema, no es partidario de este tipo de pruebas -prefiere evaluar el estrés tomando en cuenta los síntomas que presenta la persona-. Un mismo suceso, dice, puede afectar de forma distinta a dos personas. A una podría generarle estrés y a la otra no.

“Lo que nos afecta no es exactamente lo que nos pasa, sino la forma en que interpretamos eso que nos pasa”, explica el estudioso de la conducta. “Las personas que se afectan máscon una situación es que la están interpretando de manera más negativa”.

En otras palabras, la clave para manejar adecuadamente el estrés está en la forma de interpretar los hechos.

Esta capacidad distingue el carácter de algunas personas, pero también se puede aprender.

En control 
Tomando en cuenta que el estrés se define por la respuesta de la persona y no por el estímulo o factor que la desencadena, el primer paso para superarlo es que la persona aprenda a conocerse a sí misma y asuma una actitud más positiva al interpretar los acontecimientos que la rodean. ¿Herramienta fundamental para manejar el estrés? Aprender a calmar la mente”, expresa Acosta.

Según el psicólogo, soluciones como el ejercicio, los masajes, la musicoterapia y la aromaterapia, entre otros, son útiles, pero no resolverán el problema si el afectado no trabaja con su mente y sus patrones de pensamiento negativo.

De las terapias que Acosta conoce, la más efectiva, según él, es la atención plena, un tipo de meditación que consiste en mantener la atención puesta en el momento presente, sin juzgar.